Porque no solo es suficiente poner un papel con la certificación, tú debes saber de qué manera son probados los cascos SHAFT para brindarte la mejor protección. Las siguientes son las pruebas de laboratorio que son realizadas a nuestros productos y así certificar la seguridad de los cascos SHAFT.

ABSORCIÓN DE IMPACTO

Se ubica un casco dentro de una horma y se deja caer de entre 2 y 3 metros sobre un yunque. La prueba se repite impactando en los dos laterales, el frente y la parte posterior del casco.

Extensión de la coraza

EXTENSIÓN DE LA CORAZA

Medidas mínimas que debe tener un casco para cubrir la cabeza

PENETRACIÓN

Un punzón se deja caer de entre 2 y 3 metros sobre el casco y este punzón no debe hacer contacto con la cabeza que se encuentra en el interior.

Evaluación del producto

EVALUACIÓN DEL PRODUCTO

Se verifica que las indicaciones de uso del producto estén correctas y sean verídicas.

RIGIDEZ

El casco se ubica en medio de dos placas, mediante una carga de 30 kilos y se evalúa que el casco no se comprima.

Rigidez
Visión periférica

VISIÓN PERFIFÉRICA

Ángulos mínimos que debe tener un casco en la apertura del visor, tanto horizontal como verticalmente, para corroborar que la visión no se vea perjudicada en ningún momento.

RESISTENCIA SISTEMA DE RETENCIÓN

Una carga se ubica sobre el sistema, esta se deja caer y se verifica que el casco no se haya liberado y que no haya recorrido una distancia mayor a 3 centímetros.

Resistencia sistema de retencion
Acondicionamiento

ACONDICIONAMIENTO

Se toma un lote de cascos nuevos y se acondicionan en varios condiciones (frío, calor, medio ambiente, solventes y agua), con el fin de evaluar que con el tiempo se mantengan las propiedades.